Blog

Una semana, 7 etapas y 148 km en las piernas

Jon Karla y Jorge ya están en camino. Ha pasado una semana desde que iniciaron su andadura en Roma y en las 7 etapas que han completado ya han tenido de todo. De momento un sabor agridulce les acompaña. Van sumando kiómetros, pero se han dado cuenta que, por lo menos de momento, aquello no está preparado para hacer el camino tal y como ellos lo habían pensado. Se han encontrado con algun@ peregrin@s que van dirección a Roma, pero lo cierto es que la vía Francigena por la que ellos transitan apenas es conocida ni está marcada, lo que les está obligando a hacer muchos kilómetros por carretera, con el peligro que eso conlleva. Además, en los alojamientos han tenido de todo. Desde lugares encantadores a un precio razonable, hasta algunas monjas que les han tratado muy mal y no les han querido alojar, obligándoles a ir a un hostal y restando encanto a su peregrinaje. De momento tienen la sensación de que la zona no está preparada para el peregrino, pero van disfrutando a su manera y obteniendo pequeñas recompensas. Desde la lejanía confían en que la gente esté difundiendo y aportando su experiencia y que disfruten con su marcha.

Falta mucho para llegar a Santiago, pero, día a día, cuando se descuiden han acabado. Mientras estas son sus vivencias diarias.

  • ETAPA 1 ROMA– LA STORTA (15 Km), jueves 7 de marzo

    • “Hemos salido del lateral de la plaza San Pedro, bordeando las murallas de El Vaticano y después de andar más de dos kilómetros nos hemos dando cuenta que estábamos en el otro lado de la plaza. Para salir de Roma un poco caos, no hay indicaciones, nadie sabía qué es la Francigena y al final con las indicaciones de un señor y con Google maps ya hemos conseguido ir dirección a nuestro destino. El camino era asfalto y al lado de la carretera. El albergue era de monjas y nos queria cobrar 25€ aunque al final, después de negociar, nos han cobrado 18€ por una habitación con literas para 8 personas aunque estamos solos”
  • ETAPA 2 LA STORTA – CAMPAGNANO di ROMA (24 Km), viernes 8 de marzo

    • “Salimos caminando por la carreta, con bastante peligro. Hemos tenido que retroceder después de darnos cuenta de que íbamos mal. Nos hemos jugado el pellejo pasando una carretera de doble carril para ir por el camino paralelo en el que se veían casas y Santiago nos ha echado una mano y hemos coincidido con una chica a la que si le sonaba el camino y nos ha llevado hasta una pista de tierra en el que había alguna señal de la Vía Francigena que hemos seguido. A unos 3 kilómetros de llegar hemos tenido una cuesta con bastante desnivel y jodidilla, pero hemos llegado sin problema a Campagnano di Roma. Nos han acogido para dormir en la Casa Parroquial pagando la voluntad y estamos solos. Por el camino nos hemos encontrado a dos chicas que estaban haciendo el camino de Canterbury a Roma, una libanesa y una turca que vivían en Francia, y llevaban un perro que se les ha juntado en el camino. Nos ha hecho ilusión encontrarnos con algún peregrino”

 

  • ETAPA 3 CAMPAGNANO di ROMA – CAPRANICA (26Km), sábado 9 de marzo

    • “Hemos empezado bien y contentos porque nada más empezar hemos enfilado la vía con marcas y señales, pero llegados un punto las hemos dejado de ver y nos ha extrañado. Hemos retrocedido a ver si nos volvíamos a orientar y tras tomar otro camino hemos andado hasta que nuevamente hemos tenido que rectificar y seguir un camino opuesto al que marcaban las señales hasta, por carretera y asfalto, llegar a un pueblo muy bonito que recuerda a Cuenca. Hemos ido a la policía municipal a pedir las llaves de un albergue para dormir como indicaba una guía, pero ellos no sabían nada. Pese a todo han llamado a un albergue donde, sin desayuno por 20€, nos han alojado. Es un poco raro esto. No nos aclaramos mucho… Nos hemos encontrado con 3 peregrinos que van hacia Roma que nos han dicho que en un par de etapas está todo mejor señalizado y los albergues son más económicos”

 

  • ETAPA 4 CAPRANICA – VITERBO (31Km), domingo 10 de marzo

    • “Nos hemos levantado con esa sensación de no saber qué te vas a encontrar, de hacer más kilómetros de los marcados, pero eso es lo que de momento nos toca… Guiados por Google maps hemos conseguido ir andando por que la gente no sabía y no nos ha quedado más remedio que hacer los 31 kilómetros por carreta. Ibamos asustados porque no había arcenes y era peligroso. Viterbo tiene un casco antiguo bonito pero abandonado, sin apenas gente. El albergue de los Franciscanos está muy bien. Nos ha recibido Filippo, un cachalote de unos 150 kilos, entrañable y majo. Por la tarde nos hemos ido a por un helado artesanal que estaba bueníiiisimo”

 

  • ETAPA 5 VITERBO – BOLSENA (32Km), lunes 11 de marzo

    • “Ya nos vamos haciendo a la idea de que nos va a tocar ir por carretera y es lo que hemos tenido que volver a hacer. Hemos asumido esto y el dia que encontremos buena pista ya caminaremos por ella. La última parte ha sido junto a un lago precioso y aunque se suponía que el pueblo estaba cerca no lo veíamos y nos ha desesperado un poco. Finalmente hemos llegado y nos han alojado en un convento de monjas. Donde hemos comido, la chica que allí trabajaba se ha interesado por nosotros y le hemos hablado de nuestro proyecto. Le ha gustado tanto que nos ha invitado al café y un chupito.  A la tarde, después de dar un paseo por el puerto marítimo que tienen, aunque ahora está cerrado, nos ha llamado la atención una tienda de embutido y el dueño nos ha dado a probar de su vino, su jamón, chorizo con trufa… Estaba todo espectacular y el señor no nos ha querido cobrar agrecedido de habernos conocido y de haber charloteado con nosotros. Ha acabado el día lloviendo y con una granizada…”
  • ETAPA 6 BOLSENA – ACQUAPENDENTE (20Km), martes 12 marzo

    • “Después de pasar una noche con mucho frío hemos vuelvo a hacer la etapa sin señalizaciones y por carretera. Hemos pasado por San Lorenzo, que era un pueblo preparado para el peregrino con un albergue, restaurantes y bares para el peregrino y cuando pensábamos que ya había cambiado nuestra suerte…!error! En Acquependente nos han tratado muy mal. En dos albergues no nos han atendido y en uno de ellos, después de que los carabinieri hayan conseguido que unas monjas nos atendieran, una de las ellas se han negado a acogernos diciendo que estaban en obras aunque sabíamos que el día anterior había estado una peregrina italiana allí.  Al final hemos tenido que recurrir a un alojamiento en el que nos han cobrado 30€ a cada uno. Hoy estamos desmoralizados, encabronados. Nos han dado un mazazo”

 

  • ETAPA 7 ACQUAPENDENTE – RADICOFANI (24Km), miércoles 13 marzo

    • “Hay que caminar por asfalto, pero el paisaje empieza a cambiar: montañas, zonas verdes, prado. Merece la pena. Ayer lo pasamos fatal, pero hoy lo ha compensado. El sitio precioso, aunque estamos a 800 metros y hace frío. El albergue es una casa parroquial, nos han acogido de maravilla. Nos ha cambiado el humor”

 

Comments:

  • Joserra

    Ánimo, Karla y Jorge, ya queda menos

    15 marzo, 2019 at 10:26 pm
  • Alberto

    Muchísimo ánimo Jon Carla y compañía Argentina
    GRACIAS POR COMPARTIR CON TODOS NOSOTROS EL CAMINO CON TODAS SUS PECULIARES ANDANZAS.

    17 marzo, 2019 at 8:45 pm
  • Ruben

    Pero q grandes sois….nos vemos muy pronto….fuerza

    22 marzo, 2019 at 11:05 am

Leave a reply